En el puerto están calientes

Imprimir

Hoy te contamos por qué hay gente enojada en el puerto de Mar del Plata. Dicen que están cansados de que les metan la mano al bolsillo y que, encima, desde el Consorcio no serían justos con todos. También traemos detalles de la polémica entre ferreteros locales con sus colegas de Buenos Aires. Y para el final, "firme como rulo de estatua", el contador Raúl Lamacchia reubicó a su UCIP en CAME. Todo lo que no se escribe por ahí pero se comenta en empresas, entidades y lo que muchos no quieren que se sepa.

Extrañas posturas son las que se tienen en el Consorcio Portuario a la hora de fijar cánones para los permisionarios. En estas horas existe malestar en los sectores productivos por lo que consideran "disparidades" o, peor aún, que no se mide a todos con la misma vara.

Para tener estacionado un barco, de los más chicos, su propietario paga... $ 7.000 al mes. Si se lo compara con lo que cuesta una cochera en el centro de la ciudad, puede equivaler a 4 cocheras mensuales, algo inaudito. Porque aparte los propietarios de esos barcos no salen a pescar porque aducen que les cambiaron los costos y no les conviene, con lo cual se paraliza una parte importante del trabajo en tierra (fileteado, envasadoras, camaristas, clarquistas, etc.). Y, aparte, dicen que se van a ir a pescar al sur por lo que encima generarán mano de obra en el sur. 

Por otro lado, un comercio en la zona comercial puede pagar cerca de 5.000 pesos, como el caso de un conocido café. No está mal que estos casos ejemplificados paguen una cifra accesible para funcionar -aunque en el caso de los barcos la situación es más profunda porque al no salir a pescar no generan un bien social-, el problema de fondo es que no guarda relación con otros emprendimientos productivos y es donde se genera el malestar. Y es por donde le reclaman al Consorcio que sea "justo".

Por ejemplo, el playón de los contenedores, por donde se genera la dinámica de comercio exterior de la ciudad, donde se emplean centenares de personas a través del trabajo -fundamentalmente de la estiva pero multifuncional con diferentes ramas de la actividad- está muy por encima de esos valores, siendo que con buen entendimiento, al sector que genera más puestos de trabajo y mueve la economía se le debería tener mayor contemplación. Pero, además de eso, hay que decir que el Consorcio pretende cobrarle más de doscientas "lucas" por mes para operar, lo que evidencia una clara política de asegurar los recursos por la parte donde se nota más solvencia, minimizando el riesgo en el menudeo que es el resto del puerto.

Varias veces los sindicatos marítimos han salido a defender el trabajo en tierra, muchas veces oponiéndose a las decisiones empresariales de no salir a pescar por "mayores costos" en la actividad. Extraña que, frente a tamaño dislate que condiciona severamente la actividad de la Terminal de Contenedores y afecta indirectamente a la productividad que allí se genera, todavía los sindicatos no hayan puesto el grito en el cielo frente a los hechos de público conocimiento. De todas maneras parece que las cosas no han terminado. 

 

INTERNAS FERRETERAS

Existe malestar entre los ferreteros de Mar del Plata para con sus pares de Buenos Aires. Resulta que la semana pasada se realizó la Asamblea de renovación de autoridades de la Cámara de Ferreterías de la República Argentina (CAFARA) y que la presidencia recaló en Carlos Mariño.

Sin embargo, a la cámara local CAFAMAR, asociada a CAFARA, no le cursaron la convocatoria para asistir a la asamblea cuando sus dirigentes tenían especial interés por estar presentes allí. 

Algunos conocedores de estas ligas explican que no hubo convocatoria para varios. Incluso algunos que están en cargos directivos de la entidad se enteraron luego de la designación de autoridades porque ni los convocaron para avisarles que se reunían. La pregunta de marras es ¿hubo asamblea? ¿Dónde y como se hizo?

En Mar del Plata ya mandaron a pedir el estatuto de CAFARA que en varias oportunidades les fuera negado y analizan impugnar la asamblea por entender que no se cumplirían los parámetros normales para la convocatoria. Hasta se animan a pensar si no hubo "irregularidades" durante la gestión actual que solo pudieran haberse disimulado con una aprobación "express" de la memoria y balance, entre otras cosas. 

 

LAMACCHIA SIGUE FIRME

No es sorpresa que "El Rulo", como lo conocen sus allegados al contador Raul Lamacchia, presidente de la UCIP de nuestra ciudad, continúe encumbrado en organizaciones de poder de la gremial empresaria nacional.

La semana pasada Lamaccia logró colocar a la UCIP, por tercer año consecutivo, en el Consejo Ejecutivo de la CAME, con lo cual aseguró un espacio de decisión importante en la nueva conducción, que inéditamente no tendrá a Osvaldo Cornide como presidente, sino que será reemplazado por Fabián Tarrío.

Al "Rulo" hay que reconocerle varias cosas, una de ellas es la habilidad que tiene para "colar" en cuanta rosca política y de poder se configure tanto a nivel local como nacional. Bienvenido para la UCIP y para el comercio de Mar del Plata que una de sus entidades representativas esté sentado en un espacio de decisión fundamental.

2012. ADN Empresario - Matías Frati - Copyright 2013
Free Joomla Templates by Joomla 2.5 Template Maker